Manuel Franquelo Giner

Manuel Franquelo Giner
Manuel Franquelo Giner
Manuel Franquelo Giner
Manuel Franquelo Giner
  • Gurugú

  • Routed Alabaster, resin and pigment.

  • Gurugú 1/1

El desmembramiento del cuerpo humano no pareció ser un constructo del capitalismo moderno sino, más bien, el capitalismo moderno fue un constructo hecho en base al desmembramiento y la fragmentación.

Allá, donde la memoria no tiene acceso, se encuentran las formas más violentas de opresión sobre el ser humano: Tal vez la crisis migratoria –o, mejor, la crisis de los cuerpos infraordinarios- sea uno de los ejemplos más catastróficos: Acabar –como ganado e institucionalizado como mercancía entre otras cosas- sugiere un terrible parecido al modelo del matadero industrial. Quizás y entre otras causas, por la similitud, opacidad y el silencio de su sistema. Luego de presenciar un desmembramiento de la condición de sujeto a escala masiva, similar al de un matadero y su cadena de despiece ¿Nacerán nuevas formas de híper-nacionalismo? ¿Seremos otro producto más, de la industria del desastre? ¿Será posible revertir el desmembramiento?

En la costa norte de Marruecos y allá, donde lejanía y belleza coinciden, parece dibujarse una forma majestuosa y sublime entre otras topografías. El Monte Gurugú resalta entre los demás lugares, quizás, por albergar una colisión frontal entre su belleza y la catástrofe de su interior. Sus caminos, pendientes y bosques albergan lo que sin lugar a dudas representa una de las formas de violencia más extrema y desgarradora en torno al cuerpo biológico y político: Miles de seres humanos –muchos ya consumidos- esperando para saltar la valla de Melilla hacia España.

“Gurugú” es una escultura producida en alabastro translucido fresado y pulido siguiendo un archivo tridimensional. Los datos volumétricos –extraídos directamente de su skyline topográfico- han sido fresados e intervenidos por medios digitales en una sola pieza extraída de la cantera. Es, en el lenguaje de sus materiales donde se plasma la dicotomía del Gurugú: Una gran brecha –todavía sangrante- recorre una topología, aparentemente bella, retorcida en un dolor inimaginable.